Tips

Cuando se tienen nuevos cachorros o cuando las temperaturas son bastante frías y se requiere de un método de calefacción económico y duradero el ladrillo o tabique es una excelente alternativa.

Por lo general para mantener tibios a los cachorros se usan compresas de agua caliente o lo mas común es el calentar una botella con agua caliente y colocarla junto a los cachorros.




Un inconveniente de usar agua caliente como método de calefacción es que según las condiciones ambientales el agua caliente en recipientes como: botellas de refresco, bolsas de suero o incluso las bolas especiales, en un lapso no muy largo pueden pasar de una fuente de calor a un refrigerante.

Es común que por las noches cuando empieza a bajar la temperatura se necesite mantener a los cachorros a una temperatura estable en especial cuando son recién nacidos, en estos casos se acostumbra el dejar las botellas o bolsas de agua caliente durante toda la noche, cosa que es algo peligroso ya que en las primeras horas la temperatura del agua se encontrara a una buena temperatura suministrando calor, pero al amanecer el agua almacenada estará bastante fría y en algunos casos extremos puede incluso llegar a empezar a congelarse el liquido.

Para poder evitar estos inconvenientes y dejar de preocuparse por si se rompen las bolsas, de que se enfrían bastante rápido, etc.; el ladrillo es una excelente alternativa y bastante económica ya que a diferencia de sistemas eléctricos o parrillas especializadas, solo se requiere de tener una estufa,fogata o parrilla y un par de ladrillos/tabiques según sean las necesidades.

El ladrillo o tabique, aquella pieza de color rojizo o naranja de barro cocido que normalmente se usa en la gran mayoría de las construcciones, por sus cualidades es un material que al calentarlo conserva mucho su calor, se dice que después de sacarlo los ladrillos del horno de donde se cosen, llegan a estar aun tibios a los 4 días de que se han sacado del horno.

En la practica nosotros usaremos el ladrillo como una fuente de calor para de esta manera poder proporcionar calor a nuestros cachorros e incluso a nosotros mismos en cuanto sea necesario.

Lo que se tiene que hacer es conseguir un ladrillo y calentarlo en la estufa, fogata o en una parrilla, el ladrillo al estarse calentando pareciera que guarda todo el calor en su núcleo por lo que en muchas ocasiones al calentarlo en una estufa, uno puede manipularlo fácilmente agarrandolo de sus extremos siempre y cuando concentre la flama al centro. Es importante mencionar que entre mas deje al ladrillo en la parilla mucho mayor sera el nivel de calor que pueda proporcionar por lo que hay que tener cuidado en no abusar de calentarlo tanto ya que puede llegar a quemar incluso a los cachorros.

Una vez que el ladrillo este caliente, se tiene que envolver en un trapo, esto es la clave para que conserve por mucho tiempo su temperatura, ya que si solo se calienta el ladrillo y no se envuelve o empaqueta con un trapo, se enfriara mas rápidamente.

Es importante que después que se halla envuelto el ladrillo, no se aplique de inmediato a los cachorros o mas bien hay que supervisar que no este demasiado caliente el ladrillo ya envuelto ya que en los primeros minutos de que se ha envuelto el ladrillo la temperatura empezara a subir y si se ha calentado mucho, puede que incluso pueda empezar a quemar el trabo y generar un accidente, por lo que es recomendable el que una vez que se halla envuelto y colocado junto a los cachorros revisar bien que no haya manera de que pudiera incendiar el trapo. haciendo una comparación, el ladrillo caliente una vez envuelto es como usar una lupa e intentar quemar algo amplificando los rayos del sol. por lo que se tiene que tener cuidado.

El ladrillo ya caliente y envuelto puede llegar a durar hasta por mas de 8 horas según las condiciones ambientales, en invierno se puede usar este método para uso personal, colocando algunos ladrillos debajo de las sabanas en la cama les dará una sensación de parecer que resiente mente han planchado sus sabanas y evitaran el pasar noches tan frías, solo si hay que tener cuidado de que ya dormidos no por accidente vallan a patear los ladrillos y generen tremendo ruido a altas horas de la madrugada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías